fbpx

Vasana, karma y samkaras

Los vasanas son tendencias a cierto comportamiento. No son buenos ni malos, pero de ellos depende el resultado de determinada acción. Pues los vasanas son la información inicial de cualquier experiencia. Es decir, el preámbulo que propicia y estimula la acción. Si tenemos el auto control de nuestros vasanas también tenemos el control del karma, ya que el karma es la acción en sí. O sea, los vasanas son la tendencia a actuar de cierta manera y el karma es la experiencia ya manifestada que se produjo por cierto vasana.

Digamos que vasana es la causa y karma es el efecto. Toda acción esta precedida por un vasana que justifica el hecho. Ambos van juntos de la mano, pues el karma es el resultado de los vasanas y los vasanas producen el karma. Los malos vasanas tienden a aprisionar al individuo porque queda atrapado en patrones tóxicos que lo ahogan en comportamientos repetitivos y limitados que giran en la rueda del samsara (nacimiento, vida y muerte) sin ninguna libertad. Un conjunto de vasanas crean los Samskaras, los cuales son patrones muy difíciles de romper ya que están arraigados en la bio memoria, formando parte de la personalidad del individuo. Esto hace que muchos de las reacciones vengan del inconsciente de forma automática sin previo aviso consciente por parte de quien lo experimenta.

Romper estos patrones requiere de mucha intensidad de liberación. Una de las principales salidas es la purificación mental. Y esto se logra a través del conocimiento, acción y mantenimiento, basados en los tres principios del yoga vedanta, que parte de las vedas (escrituras más antiguas de la humanidad) y los cuales son: jnana yoga, karma yoga y upasana yoga. Una vez liberados los patrones condicionantes, el individuo es libre de expresarse conscientemente desde una nueva perspectiva de realización plena. Liberar, es un paso imprescindible para la reconstrucción de un nuevo, yo hacia la mejor versión de uno mismo.

Anuncios
Rebicí las ultimas novedades